Entrada destacada

La agricultura en jardines frontales

He visto artículos recientemente sobre la escasez mundial de alimentos y la alimentación de nuestras poblaciones y todo eso, manojo de ...

Mostrando entradas con la etiqueta cultivo de Orquídeas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta cultivo de Orquídeas. Mostrar todas las entradas

martes, 12 de abril de 2011

Las Orquídeas - Balcones


Cultivo en balcones y pequeños espacios
Si bien los balcones o terrazas reciben fuertes vientos y bruscos cambios de temperatura que atenían contra el cultivo de la mayoría de las orquídeas, hay varias especies que pueden adaptarse a esas condiciones. La Brassavolasp. crece naturalmente en lugares expuestos y sobrevive en balcones siempre y cuando no reciba sol directo y se le aumente la frecuencia de riego y las pulverizaciones.

Existen muchos aficionados que prefieren cultivar orquídeas pequeñas que, a pesar de su escaso tamaño, no pierden su encanto, y cuyas flores diminutas son igualmente muy apreciadas. Algunos ejemplos son aquellas que se conocen como microorquídeas: Pleurothallis sp., Octomeris sp. y Capanemia sp. La ventaja de estas especies es que pueden cultivarse en espacios reducidos, en pequeños invernaderos o Incluso dentro de recipientes plásticos, con el fin de generar un microcllma húmedo.

Por ejemplo, se pueden reproducir dentro de una botella de plástico, en la que se recorta una ventana lateral en la parte más ancha de la misma. Esta abertura permite introducir a la planta bien atada a su porción de tronco y luego debe taparse con film plástico de cocina, que se retira cada vez que se riegue. Finalmente, se coloca un alambre en la parte posterior de la ventana, que se puede fijar a una reja o al balcón.


Plagas y Enfermedades
Las orquídeas suelen ser atacadas por hongos (no simbiontes), virus, bacterias e insectos. Cuando las hojas están enfermas aparecen manchas en formas circulares o en sus extremos. Los hongos y parásitos suelen matar raíces y pudrir las hojas y los pseudobulbos. En general, estos problemas están relacionados con las malas condiciones de cultivo: exceso de riego o poca iluminación.

Los virus, por su parte, causan manchas blancas en las hojas, disminución del crecimiento o enanismo. Ante la aparición de éstos, se recomienda eliminar las plantas infectadas, ya que pueden contagiar a otras, así como limpiar bien o esterilizar las herramientas utilizadas. Por último, si se detecta la presencia de bacterias u hongos, se deben eliminar las partes de las plantas infectadas y aplicar fungicidas para orquídeas.

Es importante aclarar que si las condiciones de cultivo son adecuadas es poco probable la aparición de enfermedades. También es importante eliminar insectos como cochinillas o pulgones ya que pueden ser transmisores de virus

domingo, 10 de abril de 2011

Las Orquídeas - Riego y Trasplante


Riego
Las necesidades hídricas de las orquídeas son muy variables, dependiendo de la especie de que se trate y de su habitat natural. La iluminación y la temperatura ambiente son dos factores muy Importantes a tener en cuenta en el momento de definir la frecuencia del riego.

En general, la frecuencia del mismo es alta en el verano y muy baja en el invierno, pero en caso de que se las cultive en un sitio calefaccionado, la frecuencia en el invierno debe ser algo mayor. Además, es importante mantener el ambiente húmedo. Para generar este pueden colocarse platos hondos con piedra partida bien humedecida en los alrededores de las orquídeas.

A la hora de regar, se debe considerar el tipo de sustrato que se quiere humedecer. Si éste tiene la capacidad de retener agua, como el carbón y la perlita, entonces los riegos deben ser más espaciados, aunque se recomienda pulverizar las hojas entre riegos.


Trasplante
Aproximadamente cada 3 o 4 años, es aconsejable trasplantar las orquídeas que crecen en macetas y cestos a un recipiente de mayor tamaño. La mejor época para hacerlo es cuando se reanuda el crecimiento vegetativo y empiezan a brotar las raíces, situación que varía con las distintas especies.

Al retirar la planta de su medio de fijación, es el momento ideal para cortar raíces y pseudobulbos secos o marchitos, y también para separar aquellas partes que permitan su propagación. Por ejemplo, un grupo de 3 o 4 pseudobulbos con su porción de rizoma y raíces en buen estado es suficiente para formar una planta nueva.

Es importante mantener limpios los elementos que utilizamos para realizar dichos cortes y nunca volver a usar la tijera sin limpiarla previamente, para evitar el contagio de enfermedades. Se puede utilizar alcohol para la limpieza.

Una vez colocado el drenaje en la base de la nueva maceta, se ubica a la planta dejándole el mayor espacio posible para su futuro crecimiento y luego se distribuye el sustrato, previamente humedecido, alrededor de las raíces. Por último, se sitúa un tutor para mantener a la planta firme hasta que se desarrollen las nuevas raíces. Se recomienda no regar hasta pasados 2 o 3 días del trasplante.

En el caso de plantar una orquídea sobre un tronco, hay que utilizar hilo de algodón o trocitos de media de nailon

sábado, 9 de abril de 2011

Cattleya - Cattleya intermedia


Nombre científico
Cattleya intermedia.

Origen
Norte del Brasil.

Clima
Al tratarse de una planta epífita de las regiones tropicales o ecuatoriales, debe cultivarse en invernadero con calefacción o en el interior de la casa, rociando a la planta para adicionarle humedad ambiente. Para su crecimiento y floración, es necesaria una buena iluminación, que debe suministrarse con una luz brillante, pero no sol directo.

Descripción
Planta herbácea epífita, provista de pseudobulbos, de 30 a 50cm de altura, comprimidos con una sola hoja oblonga de 10 a 15cm de largo. Posee flores grandes en grupos de 2 a 5, en el ápice del pseudobulbo, rosadas o lilas, con el labelo (pétalo más grande) con bordes encrespados color violeta y una mancha amarilla. Son muy perfumadas, el aroma se parece al del jazmín. El fruto se abre y contiene numerosas semillas diminutas. Las raíces son gruesas, blancas, con el extremo verdoso. Florece de agosto a noviembre.

Sustrato
Debe ser poroso, para que el agua de riego escurra fácil y las raíces encuentren suficiente circulación de aire. Una posibilidad es: corteza de pino (70%), turba (20%) y perlita (10%).

Usos
Por sus flores grandes y muy vistosas, se la cultiva como planta de Interior o en invernaderos.

Cuidados
Se recomienda regarla abundantemente durante el verano, sobre todo después de aplicar fertilizantes solubles, para evitar los excesos de salinidad. En cambio, en el invierno se recomienda sólo pulverizar cada 2 o 3 días. Es susceptible a los ataques de algunas plagas, como pulgones, arañuela roja, cochinillas, trips, caracoles y babosas.

viernes, 8 de abril de 2011

Las Orquídeas - Sustrato y Fertilización


Sustrato
El sustrato, o mantillo tradicional, para las epífitas que se plantan en macetas o se colocan en cestos es una combinación de piedra partida, trozos de corteza, carbón vegetal, perlita, o algún material equivalente que permita generar un ambiente muy esponjoso y aireado para las raíces. Esta mezcla debe estar compuesta por trozos pequeños y se puede colocar en las siguientes proporciones: 30% de corteza, 20% de carbón vegetal, 20% de trozos de madera (en algunos casos se puede usar gomaespuma), 10% de perlita y 20% de piedra partida.

El tamaño de los componentes utilizados guarda relación con el de la planta y el grosor de sus raíces. Así, para orquídeas como las vandas o las blfrenarias que poseen raíces gruesas, se recomienda usar trozos de madera, carbón y piedra partida de 2 o 3cm de diámetro. En cambio, para plantas más pequeñas con raíces más finas, como las mlltonlas, éstos deben ser menores a 1cm.


Fertilización
En general, las orquídeas hacen un uso muy eficiente de los nutrientes gracias a la interacción de sus raíces con hongos simbiontes. Por lo tanto, el empleo de fertilizantes en estos casos no es tan requerido. Sin embargo, existen productos específicos para este tipo de plantas, algunos de aplicación follar y otros sólidos de liberación lenta. Dado que no existen reglas fijas en esta práctica, hay quienes optan por hacerlo solamente durante el período de crecimiento, otros durante todo el año en pequeñas dosis y otros no los utilizan nunca.

Cuando se fertiliza, siempre es conveniente usar una dosis menor a la recomendada en los productos, para evitar que se quemen las hojas y para experimentar cuál es el método que mejor se ajusta a las necesidades de nuestras orquídeas. Además, se aconseja no hacerlo en el invierno, ya que la actividad de las plantas se reduce con el frío, y emplear una fórmula que contenga cantidades equivalentes de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), en una proporción 18-18-18 y disuelto en agua de riego o pulverizado en las hojas. Se debe regar el día previo a la aplicación, y al fertilizar hay que procurar que las plantas no reciban luz directa del sol, ni, altas temperaturas para evitar quemaduras en las hojas.

miércoles, 6 de abril de 2011

Iluminación y fijación de las Orquídeas


Iluminación
Las orquídeas crecen en distintos ambientes, en los que pueden recibir sombra, media sombra o pleno sol. Algunas características de la parte vegetativa nos pueden ayudar a saber cuánta luz necesita cada especie. Por ejemplo, si tiene hojas duras y carnosas necesita más luz; y, en cambio, si éstas son blandas, anchas y no carnosas, se desarrolla mejor a la sombra.
En general, lo ideal es permitir una alta iluminación, pero evitar el sol directo durante todo el día, especialmente al mediodía. Cuando reciben exceso de luz, es común observar manchas en las hojas, sobre todo en los extremos. Pero si la luz es escasa, las plantas suelen florecer menos.


Medio de fijación
Las orquídeas epífitas necesitan un medio de sostén o apoyo para facilitar la absorción de agua y nutrientes por parte de las raíces. La mayoría de ellas se puede cultivar sobre troncos de árboles, cestos colgantes, o Incluso en macetas con sustratos especiales. La elección de uno u otro modo depende de los requerimientos específicos de cada especie y de su habitat en la naturaleza, y esta información está indicada en las fichas florales.

Por ejemplo, las macetas de plástico o cerámica mantienen el sustrato más húmedo y, en consecuencia, se utilizan para orquídeas terrestres o semiterrestres y para las epífitas que habitan en lugares muy húmedos. En cambio, los cestos-hechos en general con madera o alambre-y los troncos dejan que el agua se filtre más rápidamente, y resultan ideales para las orquídeas epífitas que crecen en los estratos altos de las selvas.

Cuando se usan macetas, es Imprescindible asegurar un buen drenaje mediante la colocación de una base de piedra partida. Si se quieren fijar las plantas en trozos de madera, conviene elegir madera dura ya que la blanda puede deteriorarse y pudrirse rápidamente. Para que éstas se adhieran a un tronco, conviene emplear tiritas de media de nailon, que tienen la elasticidad necesaria para ponerlas en contacto con el sostén sin dañar las raíces.