Entrada destacada

La agricultura en jardines frontales

He visto artículos recientemente sobre la escasez mundial de alimentos y la alimentación de nuestras poblaciones y todo eso, manojo de ...

Mostrando entradas con la etiqueta fertilización. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fertilización. Mostrar todas las entradas

viernes, 8 de abril de 2011

Las Orquídeas - Sustrato y Fertilización


Sustrato
El sustrato, o mantillo tradicional, para las epífitas que se plantan en macetas o se colocan en cestos es una combinación de piedra partida, trozos de corteza, carbón vegetal, perlita, o algún material equivalente que permita generar un ambiente muy esponjoso y aireado para las raíces. Esta mezcla debe estar compuesta por trozos pequeños y se puede colocar en las siguientes proporciones: 30% de corteza, 20% de carbón vegetal, 20% de trozos de madera (en algunos casos se puede usar gomaespuma), 10% de perlita y 20% de piedra partida.

El tamaño de los componentes utilizados guarda relación con el de la planta y el grosor de sus raíces. Así, para orquídeas como las vandas o las blfrenarias que poseen raíces gruesas, se recomienda usar trozos de madera, carbón y piedra partida de 2 o 3cm de diámetro. En cambio, para plantas más pequeñas con raíces más finas, como las mlltonlas, éstos deben ser menores a 1cm.


Fertilización
En general, las orquídeas hacen un uso muy eficiente de los nutrientes gracias a la interacción de sus raíces con hongos simbiontes. Por lo tanto, el empleo de fertilizantes en estos casos no es tan requerido. Sin embargo, existen productos específicos para este tipo de plantas, algunos de aplicación follar y otros sólidos de liberación lenta. Dado que no existen reglas fijas en esta práctica, hay quienes optan por hacerlo solamente durante el período de crecimiento, otros durante todo el año en pequeñas dosis y otros no los utilizan nunca.

Cuando se fertiliza, siempre es conveniente usar una dosis menor a la recomendada en los productos, para evitar que se quemen las hojas y para experimentar cuál es el método que mejor se ajusta a las necesidades de nuestras orquídeas. Además, se aconseja no hacerlo en el invierno, ya que la actividad de las plantas se reduce con el frío, y emplear una fórmula que contenga cantidades equivalentes de nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K), en una proporción 18-18-18 y disuelto en agua de riego o pulverizado en las hojas. Se debe regar el día previo a la aplicación, y al fertilizar hay que procurar que las plantas no reciban luz directa del sol, ni, altas temperaturas para evitar quemaduras en las hojas.

jueves, 27 de enero de 2011

Cuidados de las plantas - fertilización y riego


La poda es una practica usual en jardines, parques y balcones, que permite eliminar el material seco o en mala condición, y es un estímulo para el nuevo crecimiento. También detecta problemas sanitarios al abrir el follaje y mejora el acceso de la luz. Luego de realizarla, se hace una serie de prácticas para que las yemas tengan mejores recursos en la nueva temporada.

Fertilización: La poda es un estímulo que se aplica a las plantas para favorecer y ordenar la brotación en la nueva temporada. Tanto para esta situación como para el crecimiento general, éstas necesitan más agua y más nitrógeno. Cuando empiezan a desarrollarse con más vigor, justo antes de la brotación, es el momento de aplicar un fertilizante rico en nitrógeno (N). Luego, la floración se estimula fertilizando con abonos ricos en potasio (K). Cuando están en flor no suelen crecer y, por lo tanto, los abonados deben hacerse antes de su aparición y reducirlos durante esta etapa.
Las plantas con flores, los árboles frutales y las ornamentales necesitan abonos ricos en potasio. Si éste escasea, se obtienen flores pálidas y pocos frutos.

Riego: Las especies que se someten a una poda rigurosa todos los años, como la mayoría de los arbustos caducos, necesitan que, cuando se reactiva su crecimiento en la primavera, se les otorgue un suplemento en el riego y en la fertilización, de modo de asegurar los resultados de la poda.
Preferentemente, los riegos deben ser profundos (alcanzando a todo el sistema radicular de la planta) y espaciados cada 2 o 3 días, para evitar anegamientos.

Los cortes deben realizarse en forma inclinada y en sentido contrario a una yema o brote orientado hacia afuera, o justo por encima de un par de yemas opuestas. La superficie de corte debe quedar perfectamente lisa.