Entrada destacada

La agricultura en jardines frontales

He visto artículos recientemente sobre la escasez mundial de alimentos y la alimentación de nuestras poblaciones y todo eso, manojo de ...

Mostrando entradas con la etiqueta enfermedades. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta enfermedades. Mostrar todas las entradas

viernes, 10 de junio de 2011

Plagas de Flores


Las plagas más importantes de las azaleas son los ácaros. Estos parientes de las arañas son muy pequeños, miden unas décimas de milímetro, aunque pueden observarse de distintas formas. Algunos se manifiestan al dañar las hojas y otros aparecen formando una tela de araña bien densa. Para evitar este daño, debe haber en el ambiente un alto nivel de humedad.

Otro tipo de plaga son las polillas de la azalea, que se descubren cuando las puntas de las hojas adoptan una curvatura hacia abajo. También son susceptibles a hormigas, trips, moscas blancas y gusanos de raíz.

Enfermedades
La azalea es susceptible al ataque de hongos. Uno de los más importantes es el Septoria azaleae, que se manifiesta con unas manchas circulares en las hojas y la planta adopta un aspecto de paraguas cerrado. Hay que tratarla en su fase inicial con un funguicida.

En estas plantas, es frecuente la falta de hierro en el suelo o sustrato, que produce en las hojas un color amarillo característico, especialmente antes de la floración. Este trastorno se da sobre todo en suelos de reacción neutra, donde el hierro es escaso o se encuentra poco disponible para las raíces.

Para solucionarlo, se puede agregar turba o pinocha (hojas de pino) al suelo, o, también, sulfato de hierro en la base de la planta.

Puede suceder que aparezcan flores que no se abren y se caen. Esto acontece generalmente por un exceso de agua o por corrientes de aire, en caso de que la planta se encuentre en el interior de la casa. Las altas temperaturas y la baja humedad hacen que las hojas se sequen y caigan. Para evitarlo, se recomienda rociar el follaje.

martes, 12 de abril de 2011

Las Orquídeas - Balcones


Cultivo en balcones y pequeños espacios
Si bien los balcones o terrazas reciben fuertes vientos y bruscos cambios de temperatura que atenían contra el cultivo de la mayoría de las orquídeas, hay varias especies que pueden adaptarse a esas condiciones. La Brassavolasp. crece naturalmente en lugares expuestos y sobrevive en balcones siempre y cuando no reciba sol directo y se le aumente la frecuencia de riego y las pulverizaciones.

Existen muchos aficionados que prefieren cultivar orquídeas pequeñas que, a pesar de su escaso tamaño, no pierden su encanto, y cuyas flores diminutas son igualmente muy apreciadas. Algunos ejemplos son aquellas que se conocen como microorquídeas: Pleurothallis sp., Octomeris sp. y Capanemia sp. La ventaja de estas especies es que pueden cultivarse en espacios reducidos, en pequeños invernaderos o Incluso dentro de recipientes plásticos, con el fin de generar un microcllma húmedo.

Por ejemplo, se pueden reproducir dentro de una botella de plástico, en la que se recorta una ventana lateral en la parte más ancha de la misma. Esta abertura permite introducir a la planta bien atada a su porción de tronco y luego debe taparse con film plástico de cocina, que se retira cada vez que se riegue. Finalmente, se coloca un alambre en la parte posterior de la ventana, que se puede fijar a una reja o al balcón.


Plagas y Enfermedades
Las orquídeas suelen ser atacadas por hongos (no simbiontes), virus, bacterias e insectos. Cuando las hojas están enfermas aparecen manchas en formas circulares o en sus extremos. Los hongos y parásitos suelen matar raíces y pudrir las hojas y los pseudobulbos. En general, estos problemas están relacionados con las malas condiciones de cultivo: exceso de riego o poca iluminación.

Los virus, por su parte, causan manchas blancas en las hojas, disminución del crecimiento o enanismo. Ante la aparición de éstos, se recomienda eliminar las plantas infectadas, ya que pueden contagiar a otras, así como limpiar bien o esterilizar las herramientas utilizadas. Por último, si se detecta la presencia de bacterias u hongos, se deben eliminar las partes de las plantas infectadas y aplicar fungicidas para orquídeas.

Es importante aclarar que si las condiciones de cultivo son adecuadas es poco probable la aparición de enfermedades. También es importante eliminar insectos como cochinillas o pulgones ya que pueden ser transmisores de virus

viernes, 18 de marzo de 2011

Plagas de Plantas - Las Hormigas


Se trata de insectos que poseen una organización social y una división del trabajo bastante complejas. Viven en grandes hormigueros subterráneos que suelen tener varias bocas de entrada. Aunque existen distintos tipos de hormigas, pueden dividirse en dos grandes grupos: las que cortan hojas y las que comen otros insectos (carnívoras).

Las primeras, aquellas que causan daños en nuestros jardines, no se consideran herbívoras pues no comen hojas, sino que éstas son utilizadas para alimentar a los hongos que ellas mismas cultivan y luego comen. En la primavera y en el verano, se observa una gran actividad en los hormigueros.

Sucede que en esta época, las hormigas atacan a una gran cantidad de plantas de especies distintas, que muchas veces quedan completamente sin hojas.

Los métodos de control son variados, y consisten en destruir los hormigueros, inundarlos, o bien utilizar productos químicos. Muchos de estos últimos son bastante tóxicos y deben manipularse con precaución, usando siempre guantes y lavándose muy bien las manos al terminar su aplicación.

Uno de los métodos más extendidos en los últimos años es el uso de cebos para hormigas en pellets. Dado que éstos poseen compuestos químicos que atraen a las hormigas, son llevados al hormiguero. Una vez allí, envenenan y matan a los hongos cultivados y en consecuencia, los insectos mueren por falta de alimento.

jueves, 17 de marzo de 2011

Malezas en Jardines


Generalmente, este tipo de plantas se hace presente en cualquier situación donde hay suelo o sustrato. Por eso, es común observarlas en macetas, jardineras, canteros e incluso entre las baldosas. La mayoría de las malezas viene en forma de semillas con la, tierra que se compra.

Otras llegan volando, como es el caso de los panaderos de los cardos (Carduussp Cirsium vulgare), el diente de león (Taraxacum officinale) y la cerraja (Sonchus oleráceus).

Existen además algunas especies que pueden crecer casi sin suelo, en agujeros de paredes y muros, como el palán palán (Nicotiana glauca) y algunos heléchos (Pterís longifolia, por ejemplo) o el kalanchoe (Kalanchoesp.) que crece sobre muros, terrazas y hasta en techos de materiales diversos.

En todos los casos pueden quitarse manualmente, con la ayuda de un cuchillo o una pala de mano, con raíz Incluida. Una alternativa para evitar la invasión de malezas consiste en esterilizar la tierra comprada antes de colocarla en las macetas, llevándola al horno caliente durante 10 o 15 minutos.