Entrada destacada

La agricultura en jardines frontales

He visto artículos recientemente sobre la escasez mundial de alimentos y la alimentación de nuestras poblaciones y todo eso, manojo de ...

Mostrando entradas con la etiqueta naturaleza. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta naturaleza. Mostrar todas las entradas

miércoles, 18 de marzo de 2015

Naturaleza en la ventana: cajas de flores


 #naturaleza #ventanas #decoraciónjardín #flores #cajasdeflores #decoraciónconflores

Montar un plantador puede parecer fácil, después de todo, no es más que un recipiente rectangular. Sin embargo, ya que cada planta en maceta requiere un tipo de atención para crear cajas de flores con más de un tipo requiere una atención especial en relación con la composición, la insolación del lugar elegido y el material del recipiente. Para facilitar tal proyecto, UOL Diseño Interior se reunió algunas reglas básicas que ayudan a asegurar el crecimiento sano de las plantas y un mantenimiento reducido.

Se llama la atención primero en el material elegido: plástico, cerámica, hormigón, etc .. La elección debe tener en cuenta que el jardinero se mantiene, así como cuestiones como el mantenimiento y el golpe de calor requerido por las plantas que se plantarán y, Finalmente, el volumen a ser compatible. El hormigón es muy pesado para la instalación al aire libre, el plástico son más ligeros pero más calor hacia arriba. Desde la cerámica son permeables y permiten el intercambio de calor, calentando de este modo el suelo y las raíces. Independientemente del tipo de material, si se suspende la maceta, se debe hacer la instalación teniendo en cuenta el peso del contenedor y los accesorios adecuados y el hardware para soportar esta carga. También es necesario determinar la base donde está anclado el artículo, por lo que la evaluación de un arquitecto y / o se recomienda ingeniero civil.

Tipos de cajas de la ventana
Albañilería


Plantadores de mampostería pueden ser diseñados y construidos en tamaño, forma y textura deseada, permitiendo incluso su integración con la arquitectura local. El drenaje e impermeabilización estos elementos son esenciales para la vida que se planta, que es un elemento esencial para ser proporcionada durante la construcción.
   
Arcilla, cerámica o terracota
   
Aunque ollas de barro, cerámica y terracota son muy decorativos, son más frágiles y pesan mucho, y de secado rápido en climas cálidos debido a las paredes muy porosas. Como no hay un mayor flujo, riego debe ser más frecuente. Por otro lado, su porosidad proporciona una óptima ventilación y drenaje de agua.
   
Hormigón
   
Estas variedades, con diferentes formas y tamaños son opciones duraderas y de larga duración, y buenas para los apartamentos que no tienen espacios externos, lo que permite el cultivo de flores o un pequeño jardín. Sin embargo, la instalación debe ser evaluado y aprobado por el condominio y el soporte debe ser duro. Estos contenedores son fáciles de mantener, pero son pesados, con un movimiento duro.
   
Madeira

   
De madera cajas de flores dan un aspecto natural y rústico a los jardines y las ventanas y son fáciles de construir y aún se pueden unir a los paneles verticales hechas del mismo material. El inconveniente principal es el mantenimiento: caro y difícil. Un consejo es optar por las versiones protegidas por barniz especial que evitan la putrefacción y el ataque de insectos como las termitas.
   
Plástico
   
Cajas de flores de plástico se encuentran en varios colores, formas y tamaños, y es un material ligero, se han difundido a los jardines suspendidos y verticales. Son fáciles de limpiar, pero pueden desaparecer por la luz solar. Otro factor negativo es que en espacios abiertos, tienden a absorber una gran cantidad de calor. También es posible encontrar modelos de PVC que imitan otros materiales tales como arcilla.

El lugar influencias?

En cuanto al lugar, los plantadores de mampostería tienden a calentarse menos cuando el sol brilla sobre ellos, si están en el interior. Pare el ahorcamiento en puntos externos a la construcción, y el plástico puede experimentar sequedad del sustrato más rápido, especialmente si reciben el sol de la tarde. Para resolver este problema, aumentar la frecuencia de riego.

La posición también determina la elección de las especies, que debe hacerse en relación con la orientación cardinal de los contenedores en espacios al aire libre: Evitar plantas empacadoras semisombra o sombra en babero con el norte y orientación oeste, porque las hojas son sensibles a la fuerte sol. Ya en macetas con orientación sur, variedades de pleno sol se verán afectados por las sombras generadas por los edificios y otros obstáculos y hay menos cantidad de botones que no puedan abrir. Al este se encuentra importante tener en cuenta la cantidad de luz del sol cae directamente al mediodía debido a las plantas de follaje sensibles como las begonias, podrán presentar quemaduras.

martes, 28 de febrero de 2012

Preservación del medio ambiente - cuidado de montes


El valor protector del bosque

Desde mucho tiempo atrás, los científicos han fijado su atención en la "función protectora" de los bosques: -para atemperar las asperezas del tiempo y de otras contingencias de la naturaleza; y -para conservar el suelo, el agua y otros recursos naturales. Hoy en día este concepto se encuentra en la legislación de muchos países.

Y no es para menos. Un especialista uruguayo en silvicultura expresa: "La función protectora de las masas boscosas representa un valor, llamado de influencia, tan importante como su valor maderero'. Si bien el hombre siempre tuvo en cuenta y apreció debidamente este valor de influencia de los bosques, no le resultó fácil -con los medios que disponía - estimarlo o medirlo con exactitud.

Con el paso del tiempo, la ciencia ha avanzado en la medición de algunos de estos valores. Así, por ejemplo, mereció atención un tema puntual, de actualidad, y es el que se refiere a la profunda conexión entre los bosques y los problemas medioambientales que el mundo está abordando. En el caso de los cambios climáticos, los científicos han logrado cuantificar el dióxido de carbono (COJ que los árboles son capaces de absorber desde la atmósfera en la fotosíntesis. Veremos con más detalle este aspecto un poco más adelante.

No dudamos que, en un futuro próximo, la ciencia se aboque a investigar otros de los muchos temas conectados con la función protectora de los bosques. Y es que en todo el mundo la gente desea experimentar más de cerca la Naturaleza, desea aprender más de cómo proteger los recursos naturales y desea conocer más de la conservación del medio ambiente.

Si consideramos en su justa medida estas funciones protectoras, comprenderemos el alcance que para el bien común y de la humanidad poseen. Veamos algunas de ellas:


Proporciona sombra. Para el hombre en la ciudad (en los paseos y parques) y para las casas de campo. El ganado, en particular, se beneficia de la sombra de los árboles, ya sea aislados o en "montes de sombra"; éstos reducen significativamente el estrés de los animales en los días cálidos y secos del verano, y reduce también las necesidades de alimento.

Proporciona abrigo (del viento, las bajas temperaturas y las tormentas). En invierno el ganado vacuno necesita 50% más de alimento para mantener el calor del cuerpo y 20 % más para sobrellevar los efectos simultáneos de las bajas temperaturas y del viento. Protección de las majadas, especialmente después de la esquila y durante la parición.

Un monte de abrigo bien instalado puede reducir la velocidad del viento en un 70%, y así mantener la buena salud del ganado, conservar su peso, bajar la mortalidad y reducir el costo de alimentación.

martes, 31 de enero de 2012

Bosques naturales


Si querernos entender al bosque como creación de la Naturaleza, debemos escuchar y observar a sus árboles. Observarlos tomándonos el tiempo necesario para acercarnos a él y, en su compañía, desarrollar una relación de amistad; sentir al árbol en sus diferentes facetas, preocuparnos de él y finalmente aprender cómo cuidarlo, plantarlo, aprovechar los bienes que nos ofrece.

Bienes materiales, físicos y espirituales relacionados con nuestra propia existencia.

Nos interesa presentar por lo menos una imagen de los temas relacionados con el aprovechamiento del bosque, en el sentido productivo más conocido, que lo es especialmente por los productos madereros, los subproductos y derivados.

La gente que trabaja con la madera, conoce sus características y sus cualidades como material sano, seguro y leal, cálido y cómodo. Conoce de su versatilidad en las posibilidades de uso y de su sobresaliente contribución a la calidad de vida.

Los sitios forestales constituyen uno de los temas básicos; cuando se emprende una forestación, o sea una plantación de árboles para crear un bosque, no es recomendable hacerlo en terrenos que pueden ser mejor aprovechados en la producción de cereales y otros cultivos, o en praderas para la ganadería.

Las plantas agrícolas herbáceas poseen raíces superficiales y podrán obtener humedad del suelo y los nutrientes que necesitan en la capa superior del suelo. Los árboles, en cambio, son vegetales de gran desarrollo, que emitirán sus potentes raíces buscando elementos nutritivos en las capas más profundas; de ahí que son capaces de vivir en suelos que para aquellos cultivos agrícolas resultarían sumamente pobres y de bajo rendimiento.

Los terrenos aptos para el "cultivo de bosques" son los que reciben el nombre de sitios forestales. En nuestro país, son considerados sitios forestales típicos los espacios ocupados por serranías, bañados, llanuras arenosas, márgenes de ríos y dunas costeras.

Otros ejemplos de sitios forestales son los suelos erosionados, los aluviones e islas fluviales, las nacientes de ríos y arroyos; y también los terrenos con excesiva pendiente que, aún cuando sean fértiles, no pueden dedicarse a la ganadería ni menos a la agricultura sin riesgos de ser denudados.

Las especies de árboles para cada sitio, es otro tema igualmente importante; las mismas se eligen teniendo en cuenta determinados factores: la finalidad de la plantación, las características del suelo y del subsuelo, las condiciones del clima y los requerimientos del mercado, entre otros.