Entrada destacada

La agricultura en jardines frontales

He visto artículos recientemente sobre la escasez mundial de alimentos y la alimentación de nuestras poblaciones y todo eso, manojo de ...

Mostrando entradas con la etiqueta lirio. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta lirio. Mostrar todas las entradas

martes, 11 de enero de 2011

Iris o Lirios

Lirios

Los iris o lirios de rizoma se reproducen fácilmente, requieren mínimos cuidados y tienen mucha variedad de colores.
Los más vistos son los amariIlos, los violetas y los lilas. Pero también se encuentran blancos, rosas, celestes o combinados. Por eso, son ideales para crear grandes manchones de color, que alegran el jardín desde agosto hasta noviembre.

En ese caso, para evitar errores cuando se los va plantando, lo mejor es colocarles pequeños carteles en la base de la planta que identifiquen de qué tipo o color de iris se trata.

Pueden alcanzar distintas alturas. A partir de los barbados se desarrollan muchos híbridos, algunos enanos, ideales para ubicar en jardines de roca, y otros que llegan a medir 1,20 m. En cambio, los

viernes, 18 de diciembre de 2009

Lirio


LIRIOS
Tiempo de cuidados

A esta altura, los iris de rizoma ya terminaron de florecer y, dado su crecimiento frondoso, hay que eliminarles las ramas que se están secando. Además, es muy común que haya que dividir las matas que suelen estar muy apretadas. En ese caso, se sacan algunas de las ramas centrales para que la luz solar llegue a toda la planta y no sólo a la parte exterior. Esta limpieza también sirve para plantar nuevos ejemplares en otros sectores a partir de las matas que eliminamos de la planta original.

Los pasos a seguir para dividir matas son los mismos que se realizan para trasplantar la planta, cuando deseamos cambiarla de lugar.

1. Levante.
Debe hacerse con mucho cuidado, para no dañar la planta.

2. Limpiarla.
Hay que revisar a fondo los rizomas y cortar las partes viejas o que tengan alguna enfermedad. A cada planta hay que dejarle 5 a 8 cm de rizoma. Si no se quiere perder el ejemplar, se elimina la parte enferma, pero no se la desecha. Se la trata con un fungicida y después se vuelve a plantar. Además, conviene recortar el follaje en forma de rombo para evitar que la planta se deshidrate y favorecer un enraizamiento rápido.

3. Ubicación.
Se los debe plantar en un terreno que reciba sol directo o media sombra. Esto es fundamental, porque los iris suelen enfermarse cuando están mal ubicados y reciben escasa luz solar.

4. Preparación del terreno

Remover media palada la tierra y añadir bastante harina de hueso o, si no, conchilla, que se pueden adquirir en los corralones donde venden materiales para la construcción.

5. Plantación
El rizoma, en parte o completamente, debe quedar a flor de tierra. Si ya echó raíces, sólo éstas quedan tapadas. Si no, se inclina el rizoma de modo tal que una parte queda enterrada y la otra afuera.