Entrada destacada

La agricultura en jardines frontales

He visto artículos recientemente sobre la escasez mundial de alimentos y la alimentación de nuestras poblaciones y todo eso, manojo de ...

jueves, 30 de junio de 2011

Brunfelsia australis


Nombre científico
Brunfelsia australis.

Origen
Sudamérica y norte de la Argentina.

Clima
Se desarrolla muy bien en climas templados y cálidos, es muy sensible a las heladas.

Descripción
Arbusto o pequeño arbolito de 1,5 a 5m de altura, perennifolio, muy ramificado y denso, con copa globosa. Tiene hojas alternas, simples, cortamente pecioladas, de color verde-oscuro brillante e intenso en la cara superior y más claro en la inferior. Sus flores son levemente cigomorfas y muy fragantes. Poseen al principio un color violeta y luego blanco. Tiene un fruto algo carnoso de forma capsular. Se multiplica por semillas y esquejes.

Suelo
Con muy buen drenaje, suelto y rico en materia orgánica. No soporta encharcamientos.

Usos
Es un arbusto muy interesante para zonas de media sombra protegidas. También puede usarse como ejemplar aislado. Por su perfume y espectacular floración entre octubre y noviembre, es ideal para sectores sociales del jardín, cerca de bancos y espacios de descanso.

Cuidados
Suele ser atacado por cochinillas, pulgones y caracoles. Si los inviernos son muy fuertes pierde parcialmente las hojas.

martes, 28 de junio de 2011

Podar Fuchsias y Pelargonios


Se podarán árboles de sombra, setos activos y arbustos.

A la hora de realizar la poda debemos saber que las coniferas y algunos ejemplares de hoja perenne no tienen capacidad de recuperación, es el caso de la magnolia.

Este tipo de árboles no deben ser podados para evitar deformaciones que producirán cambios en el porte, con el consiguiente deterioro de la belleza.

Las fuchsias y los pelargonios
Estas dos especies tienen comportamientos parecidos y ambas pueden arraigar a partir de esquejes cortados en primavera u otoño. Ambas son sumamente sensibles a las temperaturas bajas, provocando su traslado a invernaderos en lugares fríos o su protección con plásticos en zonas donde el período de heladas sea relativamente corto.

domingo, 26 de junio de 2011

Jacaranda - Jacaranda mimosifolia


Nombre científico
Jacaranda mimosifolia.

Origen
Brasil, noroeste de la Argentina.

Clima
Requiere de climas cálidos a templados. Necesita exposiciones soleadas. No soporta las heladas y los ejemplares jóvenes suelen ser afectados si no están protegidos.

Descripción
Arbol tardíamente caduco (la caída de las hojas se produce en la primavera, antes de la floración), de 15-25m de altura, con copa ancha y ramas erguidas. Tronco de corteza fracturada, oscura. Las ramas jóvenes son lisas. Posee hojas compuestas, blpinnadas, de hasta 50cm de longitud, con folíolos pequeños de color verde-amarillento. Tiene flores en panículas terminales de forma piramidal que aparecen antes que las hojas, dándole al árbol un atractivo especial. Son de forma tubular y de color azul-violáceo, de unos 3-5cm de longitud. Florece en octubre y noviembre, y Enlacea veces tiene una segunda floración, más escasa, hacia el mes de abril. Fruto leñoso, dehiscente, plano, en forma de castañuela, que contiene gran cantidad de semillas pequeñas, aladas. Se propaga fácilmente por semillas en el otoño o la primavera.

Suelo
Requiere de suelos fértiles, ricos en materia orgánica, permeables, areno- arcillosos. No demasiado húmedos, pero con suficiente agua en el verano.

Uso
Es un árbol no demasiado exigente y cíe crecimiento relativamente rápido. Florece abundantemente en exposición soleada. Necesita espacio suficiente para que su silueta y floración se luzcan como ejemplar aislado, o en grupos reducidos. Se adapta bien a la contaminación atmosférica y por eso es de uso frecuente en arbolado urbano.

Cultivo
Las raíces son poco agresivas, bajo riesgo de caída o desrame. Esta especie no se poda habitualmente. Tiene una floración espectacular. Las panículas florales y los brotes son atacados frecuentemente por pulgones, mientras que las ramas son susceptibles a las cochinillas.

viernes, 24 de junio de 2011

Plantar Frambuesas


1. - Prepare bien el terreno y abra un surco con una de las paredes de forma vertical.

2. - Coloque los tallos adquiridos en el vivero en un cubo con agua durante unas horas, si es posible con algún elemento que potencie el enraizamiento. Estos productos los podemos encontrar en el mismo vivero donde hemos adquirido las plantas.

3. - Coloque las plantas a la distancia adecuada en el surco, 40-50 cm, de manera que descansen en la pared vertical del mismo, tal y como se muestra en el dibujo.

4. - Cubra bien las raíces con la tierra vegetal y asegúrese de que las plantas se encuentran a una profundidad un poco mayor de como estaban en el vivero.

5. - Afirme bien el terreno alrededor de cada una de las plantas, prensando fuertemente el suelo con el pie.

6. - A la semana de la plantación, terciaremos las varas, dejándolas a una altura de 25 cm.

7. - Si disponemos de estiércol o de mantillo, sería bueno aplicar un poco, para proporcionar a la planta alimento suficiente y mejorar la estructura del suelo.

jueves, 23 de junio de 2011

Labores en el Jardín


Como ya sabemos, en el jardín sea la época que sea siempre tenemos que hacer cosas, nunca podemos tomarnos un respiro.
El mes de noviembre se puede considerar como de transición, ya que existen operaciones que terminan y otras que comienzan, aunque ya sabemos que esto depende mucho de la climatología que nos acompañe.

Algunas operaciones que no podremos dejar de realizar en este mes son las siguientes.

- Realizar el último corte si el césped ha crecido lo suficiente.

- Terminar de recoger las últimas hojas, que utilizaremos para continuar creando nuestro propio mantillo.

- Plantar árboles y arbustos de hoja caduca. Para realizar esta operación debemos tener en cuenta algunos puntos de interés para reducir al máximo las marras (pérdida de plantas que deberemos reponer más adelante).

1. - Si el nuevo árbol va a remplazar a otro, debemos remover la tierra del hoyo y aportar algún compuesto con materia orgánica. Si este compuesto es demasiado fuerte, como el estiércol, nunca debe estar en contacto directo con las raíces, pudiendo quemarlas.

2. - Sanear las raíces, es decir, si detectamos que alguna de ellas está dañada, debemos eliminarla, esta puede ser un foco de infección.

3. - Si no vamos a plantar inmediatamente, debemos cubrir con un saco la raíz, para evitar daños por el frío.

4. - Si el árbol va a necesitar de un tutor es preferible colocar éste primero y después el árbol, de esta forma evitaremos dañar la raíz.
Las sujeciones del tutor al tronco no deben ser demasiado fuertes, pueden estrangular y producir cicatrices en el tronco.

5. - Después de la plantación no debemos olvidar dar un riego abundante
- Recoger bulbos de floración estival, para plantar en primavera.
- Plantar las bulbosas de floración primaveral bajo techo.

La operación fuerte que debemos comenzar en este mes es la PODA de árboles y arbustos, tanto de hoja perenne como caduca. Esta operación es sumamente importante y tiene objetivos tan fundamentales como dar forma a los árboles, eliminar ramas enfermas y ramas interiores para airear la copa, conseguir la máxima cantidad de hojas, flores y frutos.

Esta operación es conocida en el gremio jardinero, como el arte de la topiaria, se le denomina arte por ser una operación que no se puede hacer sin pensar, necesita un estudio y una ejecución meditada, para que los resultados sean satisfactorios.
Existen diferentes tipos de poda y cada una hay que realizarla en el momento más adecuado para producir los efectos deseados, así pues en este mes se realizará la poda de limpieza y en primavera la de formación.

miércoles, 22 de junio de 2011

La Luz en los Jardines


Hablamos de luz

El ficus común (Ficus benjamina) debe situarse en un lugar muy iluminado pero donde el sol no incida directamente sobre él, durante un largo período de tiempo. Otros géneros como los cactus, coleos, calanchoes, etc., si agradecen la plena insolación.

La clivia no solo nos atrae por su preciosa floración, sino también por sus hojas realmente decorativas.

Es una planta muy exigente, para premiarnos con sus flores no solo necesita sitios con mucha iluminación, sino que esta le tiene que llegar siempre por el mismo sitio, si no es así no florecerá. El sol directo le producirá daños en las hojas, siendo estos irrepa

lunes, 20 de junio de 2011

Consejos de Jardinería


- De hoja perenne, el laurel de California (Umbellularia californica), pittosporum craso (Pittosporum crassifolium).

Si queremos localizar en una zona abierta del jardín un ejemplar vigoroso que nos de sombra en verano podemos optar por el arce plateado (Acer saccharinum), castaño (Castanea sativa), catalpa, roble palustre americano (Quercus palustris), o por otros muchos que muestran su belleza en soledad.

Sin lugar a dudas podemos comparar los jardines con las personas, cada uno tiene su propia personalidad y nunca encontraremos dos iguales. No por ser poco sociables sino por necesitar de lugares abiertos donde sus ramas puedan extenderse y sus raíces colonizar sin competencias.

Un consejo útil que todos los entendidos de la jardinería dan y que no conviene pasar por alto es que hay que proyectar los jardines con visión de futuro. No debemos intentar cubrir todos los espacios en un primer

Las oscilaciones de temperatura en el interior de casa son escasas. No obstante debemos evitar colocar las plantas en lugares donde se produzcan corrientes de aire o cerca de los radiadores.

Si el ambiente, debido a la calefacción, es demasiado seco, las plantas necesitarán aportaciones de agua tanto por el sustrato como por la parte aérea. Esto hace que tengamos que pulverizar cada cierto tiempo las hojas, sin olvidar que determinadas plantas no toleran el contacto del agua.

El exceso de agua en el sustrato o un drenaje deficiente, suele ser más perjudicial que si la planta pasa algo de "sed", es decir, no se debe permitir que los tiestos se encharquen. Esto puede producir daños en las raíces, que pueden provocar la muerte de la planta.

La protección de las macetas de terrazas y balcones contra vientos y temperaturas bajas es primordial para que las heladas no produzcan bajas no deseadas.

sábado, 18 de junio de 2011

El Jardín de la casa


El jardín del hogar

A la hora de hablar de las plantas de interior no podemos generalizar y decir que determinada planta se cultiva bajo techo, puesto que el que una planta sea de interior o de jardín no depende más que del clima de la región donde nos encontremos.

Una misma planta puede alcanzar portes de árbol o arbusto en regiones de clima cálido, mientras que en zonas con clima más riguroso tienen que cultivarse en el interior alcanzando portes más pequeños, aunque no por ello su belleza se ve mermada.

Es fácil oír comentarios como " a mí no se me dan bien las plantas" o "yo no tengo mano para las plantas". Y esto no es otra cosa que la mala elección de un determinado ejemplar para un rincón.

En general las plantas que se eligen para interior tienen procedencia tropical, por consiguiente necesitan ambientes húmedos, cálidos y donde el sol no incida directamente.

Determinados síntomas como la caída y amarilleo de hojas puede llevarnos a pensar que esta planta está afectada por alguna plaga o enfermedad. La mayoría de las veces estos síntomas se deben a una mala localización de la planta, haciendo que esta se defienda tirando sus propias hojas, a las que no puede mantener. Lo que debemos hacer en estos casos es cambiar a la planta de sitio y ver cómo reacciona. Únicamente tenemos que ser pacientes y debemos esperar como mínimo una semana para sacar nuestras propias conclusiones.

Un consejo importante para mantener las plantas de interior en todo su esplendor, es seguir las instrucciones de los especialistas para su cultivo, así pues si queremos mantener una violeta africana (Saintpaulia ionantha) o un ciclamen (Cyclamen), el truco radica en situar las plantas en lugares muy luminosos y realizar riegos por absorción, es decir, rellenando el recipiente sobre el que se encuentra la maceta y dejar que las raíces sean las que adquieran el agua cuando la necesiten.

En ambos casos debemos evitar el contacto directo del agua con las hojas.

jueves, 16 de junio de 2011

Azaleas - Reproducción


Si bien es posible reproducir algunas variedades de la azalea del país a través de semillas, el crecimiento de las plántulas es lento y se necesitan de 2 a 3 años para que comiencen a florecer.

La siembra se realiza du rante la primavera o el verano, en jardineras con un sustrato muy rico en turba. Se trasplantan a mediados del otoño y, para un crecimiento rápido, es necesario cultivarlas bajo cubierta.

Estas plantas son fáciles de multiplicar y se lo puede hacer por gajos (herbáceos), estacas (leñosas) o por acodos. En los tres casos, hay que esperar a que termine la floración para realizarlas.

Por gajos: Cuando se producen los brotes nuevos que con el correr de los días, tomarán una coloración rojiza, es el momento indicado para hacer los gajos. Se toman, entonces, los brotes. Luego se les sacan las hojas básales y se los coloca en una macetita con turba bien hidratada. Después de este paso, se debe colocar una botella plástica transparente cortada sobre la maceta y procurar que quede bien hermética para que no pierda humedad (ver fotos abajo). Al cabo de unas 8 semanas, se podrá observar que los gajos enraizaron. A partir de entonces, se los debe colocar en otra maceta con una parte de turba y tres partes de pinocha.

Por estacas: El procedimiento es similar al anterior, la diferencia es que, en este caso, se realiza con partes leñosas (estacas). Se cortan porciones de tallos sin hojas, se les coloca hormonas para enraizar y se procede de la misma forma que con los gajos.

Por acodo aéreo: Se basa en la capacidad que tienen muchas plantas de emitir raíces desde cualquier rama o tallo, bajo ciertas condiciones que resultan propias. Se utiliza con el fin de producir una planta nueva a partir de un tallo o rama que desarrollará raíces sin tener que ser separado de la planta madre. Para realizar un acodo es necesario, en primer lugar, seleccionar una rama adecuada, que tenga una porción leñosa, pero, al mismo tiempo, que tenga ramitas jóvenes y saludables. Esta puede estar en posición vertical u horizontal.

martes, 14 de junio de 2011

Jardinería en Otoño


Nos encontramos en otoño, donde los colores de bayas, hojas y frutos compiten en belleza y color. Durante el (mes pasado ya podíamos detectar el otoño por el cambio de color del follaje de los árboles de hoja caduca. Pero es en este mes donde en zonas con temperaturas más cálidas este proceso de cambio de color resalta.

En noviembre, aunque el calendario aún indica que nos encontramos en otoño, nos damos perfecta cuenta de que el invierno está entrando y las plantas que componen los espacios verdes también sienten estos cambios. Las bajas temperaturas, el aumento de la humedad relativa provocada por el incremento de precipitaciones y la disminución de la insolación diaria son los factores que ponen en alerta a las plantas para que se preparen para el invierno.

A finales de noviembre la mayoría de árboles y arbustos entran en una fase que además de ser una defensa, es una parada necesaria y de descanso.

La velocidad de la savia se ralentiza en los árboles de hoja perenne y se paraliza en los eaducifolios. Todos ellos pasan el invierno aletargados, hasta que los factores anteriormente citados se inviertan de forma progresiva y produzcan una activación, comenzando de esta forma un nuevo año vegetativo.

Durante este período, gracias a la parada vegetativa, debemos determinar que ejemplares queremos que nos acompañen en el jardín. Para conseguir un desarrollo óptimo debemos plantar en el lugar adecuado. Gracias al amplio abanico de posibilidades que nos brinda el mundo vegetal y en particular el ornamental, podemos elegir ejemplares que se adapten a pleno sol, a la sombra, a terrenos demasiado húmedos, a zonas con suelos compactos e incluso que resistan la contaminación.

Este último es el condicionante más importante que nos encontramos en la gran ciudad, esto hace que tengamos que rechazar especies de belleza inigualable debido a la falta de adaptación.

Especies arbustivas como el guillomo (Cotoneaster), forsytia (Forsythia), filo (Syrin-ga vulgaris), piracanta (Pyracantha), aralia (Fatsia), ésta no se adapta fácilmente al ser tropical, japónica y otras, se adaptan con facilidad a nuestro entorno. Del mismo modo, árboles eaducifolios como el Ginkgo, Malus, Pru-nus, Plátano común (Platanus acerifolia) y Acer, se desarrollan bien en la ciudad.

Si poseemos un jardín en una zona seca y soleada podemos poner ejemplares con buen desarrollo en este tipo de lugares, como son:
- De hoja caduca, el almez (Celtís austra-lis), cladrastis amarillo (Cladrastis lútea), falsa acacia de tres espinas (Gleditsia triacanthos), quejigo (Quercus canariensis), árbol de las pagodas (Sopbora japónica).

lunes, 13 de junio de 2011

Acodo Aereo


1. Hacer en la corteza dos anillos separados por unos 5cm. Esto debe hacerse con un cuchillo bien afilado, a unos 20 o 30cm de la punta de la rama.

2. Efectuar una incisión en la corteza, paralela a la rama.

3. Extraer con cuidado la corteza de entre los dos anillos.

4. A la zona anillada aplicarle hormonas de enraizamiento en polvo.

5. Tomar un trozo de plástico transparente, rodear con él la rama y atar con un hilo grueso la parte inferior, simulando un cucurucho. Es mejor usar un plástico transparente que un plástico negro, para poder ver si aparecen raíces sin necesidad de abrirlo.

6. Rellenar el cucurucho de plástico con turba humedecida.

7. Atar con un hilo el otro extremo. El aspecto del acodo es como el de un caramelo.

8. Cubrir el plástico transparente con uno negro usando un hilo grueso, de la misma manera.

Una vez realizado el acodo hay que esperar al menos un mes para revisarlo. Cumplido el plazo, sólo hace falta retirar cuidadosamente el plástico negro y la producción de raíces podrá observarse sobre el plástico transparente.

El tiempo necesario para que produzca raíces es muy variable,, puede llevar de 1 a 4 meses. Una vez producido el enraizamiento, se corta la rama por debajo del acodo y se coloca la planta nueva en el sustrato adecuado. Al obtener una planta sin caracteres juveniles se ganará mucho tiempo y se la podrá ver florecer en la siguiente temporada.

domingo, 12 de junio de 2011

Mantenimiento de Azaleas


En general las azaleas dobles son las que más se utilizan para decorar el interior de una casa. Hay distintas variedades que florecen desde marzo hasta junio, otras de julio a setiembre y un tercer grupo que lo hace de octubre a noviembre.

Las azaleas necesitan cuidados particulares y las que se usan en interior no escapan a esta regla. Sobre todo, hay que tener en cuenta la ubicación de la planta, la calidad de la luz, la humedad ambiente y la protección a las corrientes de aire.

Para mantener la forma y la calidad de la planta, es importante realizar una poda después de la floración. Hay que eliminar aquellas ramas que se entrecruzan, las que están enfermas, las secas y las quebradas.

De esta manera, además de mantener la planta sana, se obtendrá una mayor floración en la siguiente temporada.

En el verano se deben hacer riegos frecuentes y abundantes, pero cuidando de no encharcar el suelo. En el invierno de ben mantenerse simplemente húmedas, lo que normalmente se lo gra con un riego semanal.

En cuanto a la fertilización, en el mercado hay fertilizantes específicos para azaleas. Lo ideal es aplicarlos en los meses cálidos, cuidando de no pasarse de la dosis indicada en el marbete del fertilizante, dado que una alta concentración de sales en el sustrato podría matar a la planta.

El sustrato es necesario que sea suelto, para asegurarnos un buen drenaje y un óptimo desarrollo de las raíces. Debe ser muy rico en turba o pinocha (hojas de pino secas) a fin de lograr el PH ácido que necesitan. Es conveniente hacer un agregado de sulfato de hierro una vez al mes. Para ello, se hacen cuatro hoyitos en cruz en el sustrato, alrededor de la base de los tallos, y ahí se colocan unas pocas piedritas del sulfato de hierro.

viernes, 10 de junio de 2011

Plagas de Flores


Las plagas más importantes de las azaleas son los ácaros. Estos parientes de las arañas son muy pequeños, miden unas décimas de milímetro, aunque pueden observarse de distintas formas. Algunos se manifiestan al dañar las hojas y otros aparecen formando una tela de araña bien densa. Para evitar este daño, debe haber en el ambiente un alto nivel de humedad.

Otro tipo de plaga son las polillas de la azalea, que se descubren cuando las puntas de las hojas adoptan una curvatura hacia abajo. También son susceptibles a hormigas, trips, moscas blancas y gusanos de raíz.

Enfermedades
La azalea es susceptible al ataque de hongos. Uno de los más importantes es el Septoria azaleae, que se manifiesta con unas manchas circulares en las hojas y la planta adopta un aspecto de paraguas cerrado. Hay que tratarla en su fase inicial con un funguicida.

En estas plantas, es frecuente la falta de hierro en el suelo o sustrato, que produce en las hojas un color amarillo característico, especialmente antes de la floración. Este trastorno se da sobre todo en suelos de reacción neutra, donde el hierro es escaso o se encuentra poco disponible para las raíces.

Para solucionarlo, se puede agregar turba o pinocha (hojas de pino) al suelo, o, también, sulfato de hierro en la base de la planta.

Puede suceder que aparezcan flores que no se abren y se caen. Esto acontece generalmente por un exceso de agua o por corrientes de aire, en caso de que la planta se encuentre en el interior de la casa. Las altas temperaturas y la baja humedad hacen que las hojas se sequen y caigan. Para evitarlo, se recomienda rociar el follaje.

miércoles, 8 de junio de 2011

Floración de Azaleas


Las flores de la azalea del país se desarrollan normalmente en la primavera, aunque si el invierno no resulta muy frío, puede adelantarse la fecha de florecimiento.

En el caso de las azaleas dobles, que se venden para decorar el interior de una casa, existen variedades que florecen de marzo a junio, otras de julio a setiembre y un tercer grupo que lo hace de octubre a noviembre.

Para mantener la forma y la calidad de la planta es importante realizar una poda después de la floración. Esto permite eliminar aquellas ramas que se entrecruzan y quitar las que están enfermas, secas o quebradas.

De esta manera, además de mantener una planta sana, se obtiene una mayor floración en la siguiente temporada. Si las azaleas se mantienen en interiores luminosos, es necesario que durante los meses del invierno se las coloque en el exterior para favorecer el desarrollo floral.

Desbrote - Cuando las azaleas están formando los pimpollos y sube la temperatura, comienzan a brotar. Esto perjudica la calidad de la floración. En estos casos se recomienda cortar con los dedos los brotes nuevos que salen en los costados del pimpollo. Después de la floración la planta volverá a brotar.

lunes, 6 de junio de 2011

Macetas en Balcones


Las macetas y su ubicación

Ya que las plantas en maceta demandan mayores cuidados, la elección del lugar debe hacerse con mucho cuidado.

La relación entre el tamaño de la planta y la maceta también es muy importante, y debemos contemplar la altura y diámetro máximos que puede alcanzar la planta que cultivemos..

Si las azaleas son mantenidas en interiores luminosos, es necesario que durante los meses de invierno se la coloque en el exterior para favorecer el desarrollo floral, ya que necesitan acumular frío para florecer.

sábado, 4 de junio de 2011

Historia de las Flores Multicolores


Su historia

Son originarias del hemisferio horte, más específicamente de los valles rocosos y húmedos de China y Tíbet, así como también de las zonas templadas de Japón, Corea, la India, Vietnam y América del Norte.

Se estima que inmigrantes franceses e ingleses trajeron las azaleas conocidas como del País o del Delta (Rhododendron indicum var. concinna). Esta especie tuvo muy buena adaptación en la zona mesopotámica y en el delta del Río de la Plata, extendiéndose a partir de allí a otras zonas de la Argentina. Los ejemplares más vigorosos se encuentran en las provincias de Corrientes y Misiones, cuya altura es superior a los cuatro metros.

Las variedades de Rhododendronjaponicum fueron introducidas con posterioridad por comunidad japonesa que se estableció en nuestro país. De esta especie de menor porte y hojas más pequeñas existen aproximadamente 700 variedades en cultivo, aptas tanto para exterior como para interior

Los colores pueden ser blanco, rojo, fucsia o lila con máculas de un tono más oscuro, siendo estas últimas las más comunes.

En el invierno se la riega menos, pero también tiene que tener agua. Otra forma de riego es por inmersión, metiendo la maceta en un balde lleno de agua no muy fría durante media hora.
Respecto de la azalea de exterior, en el verano se recomienda realizar riegos frecuentes y abundantes.

viernes, 3 de junio de 2011

Azalea - Flores multicolores


La azalea del país puede ser cultivada en climas templados o fríos. En este último caso, debe realizarse en lugares protegidos para resguardarla de las heladas. En los inviernos muy fríos se puede observar que algunas hojas adquieren un color amarillento y se caen, pero con la llegada de temperaturas cálidas vuelven a brotar. Se recomienda ubicarla en lugares muy luminosos, en lo posible ante el sol de la mañana. En aquellos emplazamientos que cuenten con sol de la tarde, hay que plantarla bajo la sombra de otras plantas, a resguardo del sol directo.

Preparación del suelo
Estas plantas requieren suelos de reacción acida. Para lograrlo, una vez hecho el pozo de plantación, se puede colocar una mezcla compuesta de una parte de turba y tres de pinocha, alrededor del pan de sustrato original. Si la azalea ya está plantada y no se hizo este tratamiento previo, conviene hacer una zanja de unos 30cm de profundidad alrededor de la planta y rellenarla con la mezcla antes mencionada. Para asegurarnos un buen drenaje y un óptimo desarrollo de las raíces, es importante que el suelo sea suelto.

Uso en jardines
Se las puede disponer como ejemplares aislados o en grupos, combinando los distintos colores y tipos de flores. La distancia entre ejemplares deberá ser como mínimo de un metro. Una ubicación recomendada es en las cercanías de un estanque.

Fertilización
En el mercado hay fertilizantes específicos para las azaleas. Lo ideal es fertilizarlas en los meses cálidos, cuidando de no pasarse de la dosis indicada en el envase. Una alta concentración de sales en el sustrato podría matar a la planta. Una vez al mes es conveniente hacer un agregado de sulfato de hierro. Para eso, se hacen cuatro hoyi-tos en cruz donde se colocan unas pocas piedritas de sulfato de hierro. Los hoyos no se hacen cerca del tallo, hay que realizar una proyección de la copa y ubicarlos en los extremos.

Frecuencias de riego
Este punto es clave. La azalea de interior necesita mucha agua y, más aún, cuando está en flor. En el caso de que haya calefacción en el ambiente, lo ideal es regarla a diario, sobre todo si está en floración. Una buena solución es colocar la maceta sobre un plato con agua, que deberá ser vaciado un par de días a la semana para evitar que se desarrollen mosquitos.

miércoles, 1 de junio de 2011

Cortadora de Cesped


Existen dos tipos de cortadoras de césped para el hogar: las rotativas y las helicoidales. Las primeras son las más comunes, se componen de una carcasa con cuatro ruedas y un motor a combustión o eléctrico. Poseen una o más cuchillas que rotan y se ubican en forma horizontal con respecto al piso.

En general, no son autopropulsadas, sino que -hay que empujarlas mientras se produce el corte. Estas máquinas habitualmente no pueden cortar el césped por debajo de los 2cm. Por su parte, las segundas constan de un rodillo con cuchillas helicoidales y dos ruedas. Lo más común es que sean manuales, aunque existen también las autopropulsadas.

Observar que esté bien el nivel de aceite cada vez que se vaya a cortar. Limpiar las cuchillas y la máquina en general cada vez que se usa. En el motor de dos tiempos se mezcla aceite con nafta. Los motores de cuatro tiempos, en cambio, llevan un depósito para la nafta y otro para el aceite. Se aconseja utilizar nafta de buena calidad y vigilar el afilado de las cuchillas. De lo contrario, el consumo de combustible y el tiempo de corte aumentarán considerablemente.

En algunos sectores del jardín, por ejemplo los sombríos, no puede plantarse césped. En esos casos se recurre a los cu-bresuelos, plantas de crecimiento postrado, que, en general, soportan la sombra y el exceso de humedad. Algunas de ellas son: la soleirola, la zebri-na, la dlchondra y la hiedra. Estas especies, a diferencia de los pastos, no deben ser cortadas. Otra opción es construir solados y cubrirlos con piedra partida o corteza de árboles. Entre los arbustos también se utilizan chips de madera que mantienen la humedad y disminuyen el desarrollo de las malezas.